Querido verano

Querido verano:

Te escribo esta carta para darte la bienvenida. No es que te haya echado mucho de menos, pero ya tenía ganas de que llegaras. Más que nada porque hacía tiempo que no te veía. Apenas quedan unas horas para que llegues. Sé que has estado muy ocupado durante este tiempo, de viaje por otros países, pero ya era hora de que acudieras a tu cita anual con nosotros. La verdad es que al principio me gusta verte, pero solo por la novedad. Después te me haces algo pesado y estoy deseando que te marches y venga el otoño. Qué quieres que te diga, soy así de sincero.

En los últimos años, cada vez que venías, apenas he tenido tiempo de disfrutarte. Y es que he andado preparando maratones y esas cosas. Pensarás que estoy loco (sí, ya lo sé, me lo dice todo el mundo), que cómo se me ocurre no pasar más tiempo contigo, que para una vez que vienes y no te aprovecho… Bueno, tampoco hay que agobiarse. Vendrás más años, ¿no? Pues eso, otra vez será.

Si me preguntas que en qué ando para estar tan ocupado cuando tú vienes, pues te contaré que hay una carrera que me vuelve loco, la Maratón de Nueva York. No es solo la ciudad, alucinante, sino también el reto de correrla. Y es en noviembre, así que me tengo que pasar los cuatro meses anteriores preparándola. Así que, si echas cuentas, me coge en pleno verano. Pero este año, además, voy a preparar el Andalucía Desafío Doñana, a mediados de septiembre. Con lo que andaré aún más ocupado mientras estés por aquí.

Y mira que me gustaban las cosas que hacíamos antes juntos: desayunar leyendo el periódico, ir a la playa, tomarnos el tinto de verano, tapear en el chiringuito, las noches en la terracita… Algunas de esas cosas las sigo haciendo, claro que sí. Pero a otras he tenido que renunciar debido a los entrenamientos.

Y te digo una cosa, no veas el calor que hace cuando tú andas por aquí. Tienes que buscar las horas adecuadas para poder correr sin sufrir demasiado, ajustar el horario y salir muy temprano por la mañana o bien entrada la tarde. Porque, amigo verano, cuando dices de calentar, vaya si lo haces.

Bueno, espero que este año nos llevemos bien, que podamos convivir sin demasiados agobios y que me dejes entrenar con normalidad.

Un “caluroso” abrazo,

Rafa Vega

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s