Delicatessen

Siempre he considerado que comer es un placer. Más allá de cubrir la primigenia necesidad de alimentación, un suculento plato nos puede reportar muchas satisfacciones sensitivas: su olor, el gusto, incluso el tacto… También nos permite socializarnos: quién no ha cerrado un trato en una comida de negocios o ha conquistado a una chica después de una romántica cena.

Aunque comer, para los que intentamos cuidarnos, conlleva riesgos si no lo hacemos adecuadamente. Yo tengo tendencia a coger peso cada vez que me descuido un poquito, así que tengo que estar siempre atento a mi dieta para que no aparezca el temido michelín.

Pero, ojo, que cuidarse no significa renunciar a los placeres culinarios. Todo lo contrario. Desde que entreno he descubierto mi particular libro de recetas con platos bastante apetitosos. Es cuestión simplemente de imaginación y de ganas. No estoy hablando de platos aburridos ni de comer todos los días pasta y verduras. Se trata de saber elegir y hacerlo bien.

Ayer paladeé unos spaghettis con gambas, ajo y guindilla que no tienen nada que envidiar al mejor restaurante italiano. El placer fue doble: además de estar comiendo hidratos de carbono y recargar las reservas de combustible, disfruté de un sabroso plato.

Cuando quieras, podemos compartir una de mis delicatessen. Estás invitado!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Delicatessen

  1. Buenaventura dijo:

    Son las 12.14, estoy “enmayao” Llevo dos semanas a dieta estricta, nada de Duncan o como se llame, estoy consiguiendo POR FIN!!!!! Empezar a bajar esta barriguilla que me había salido y ahora veo esos espaguetis, esos hidratos de carbono, esas gambas, ese ajilllo y creo que voy a llorar.

    No sé si entra en mi dieta de 1.250 calorias diarias, pero se lo comentaré a mi entrenadora personal, o lo que es lo mismo, mi señora esposa para que me deje comer algo tan bueno.

    Sigue así que te veo muy centrado en tu proyecto y en tu objetivo. Eso es digno de admiración.

    • jajaja! Veo que te estás cuidando, eso es buena cosa. Hay miles de dietas, lo importante es que te sientas bien con ella y adecuarla a tu organismo y tus necesidades. En mi caso, la ingesta de calorías debe ser alta, a mucho consumo, mucha ingesta. Pero deben ser calorías “buenas”. Hay que saber comer bien. Por eso, para mí, la pasta es fundamental. Siempre que haga un consumo responsable de ella. Por ejemplo, está prohibida por la noche, porque no hay tiempo para quemarla. En tu caso, si estás con una dieta baja de calorías, la pasta no es demasiado buena. Hace un par de años yo hice una dieta de choque para bajar cuatro kilos en dos semanas y se basaba mucho en fruta, verdura, mucha agua y poca sal (retiene líquidos). Y, por supuesto, prohibidos fritos y salsas.
      Ahora mi dieta se basa en cinco comidas: un desayuno fuerte (hoy, tostada de atún con tomate y leche). Una fruta a media mañana. Un buen almuerzo (pollo con arroz). Galletas (sin chocolate, of course) y un yogur para la merienda. Y una cena flojita, tipo ensalada, pescado a la plancha o tortilla. Esto es, desayunar como un rey, almorzar como un príncipe y cenar como un mendigo.
      Espero que te vaya bien!
      Un abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s