Ctrl + Z

Nuestras vidas se han llenado en los últimos años de ciertos elementos que no hace mucho tiempo ni existían y ahora se han convertido en indispensables. Por ejemplo, ¿qué sería de nosotros sin los atajos de teclado? Esos que nos permiten ejecutar en el ordenador ciertas acciones de forma rápida y directa apenas pulsando un par de botones. Con un simple copia y pega hemos sido capaces de presentar trabajos en la facultad sin ser los autores de ese texto. Gracias, Wikipedia. La acción de cortar es lo más parecido a un rompecabezas: coges un párrafo, lo quitas de un sitio, lo pones en otro…

Pero la que más me fascina es el Ctrl+z (el clásico “control zeta”). Deshacer. Una especie de máquina del tiempo en la que, si no te gusta lo que has hecho, tecleas estos dos botones y vuelves al punto de inicio. Lo más cercano al arrepentimiento. Qué bien nos hubiera venido tenerla a mano en ciertos momentos de nuestra existencia para solucionar errores. Que metes la pata en una relación. Deshacer. Que te peleas con uno de tus mejores amigos. Deshacer. Que en el trabajo tu jefe te echa la bronca. Deshacer.

Ayer estuve a punto de teclear el control zeta. Me he enganchado a un grupo de entrenamiento dirigido por el triatleta olímpico José María Merchán, preparador físico de OfSport. Gente de distintos niveles, pero con calidad. La primera toma de contacto fue en un parque haciendo series. 15 minutos de calentamiento progresivo en el que cometí el error de ir por encima de mis posibilidades. De manera que cuando comenzó el trabajo específico, estaba prácticamente desfondado. A 170 pulsaciones y aún no habíamos empezado. Por vergüenza torera terminé las 10 series, pero absolutamente roto: la camiseta mojada como si me hubieran echado un litro de agua, las piernas cubiertas del polvo que levanté por arrastrar los pies, las fuerzas totalmente consumidas…

Maldije el momento en el que decidí unirme a la gente de OfSport. Ahí pensé que debería pulsar el control zeta y recapacitar sobre la idea de estar con ellos. Demasiado sufrimiento, demasiada agonía… Pero enseguida caí en la cuenta de que eso era precisamente lo que necesitaba: un grupo de gente bien preparada y un entrenador exigente como Merchán.

Así que, en lugar de pulsar control zeta, le voy a dar a control uve (ctrl + v) en mi plan de entrenamiento y lo que hice ayer lo voy a pegar en la casilla de cada uno de los miércoles que me quedan de verano. Control uve. Pegar.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s