Toma de contacto

A estas alturas de la preparación, a cuatro semanas justas del Andalucía Desafío Doñana, te puedes imaginar la ansiedad que recorre mi sistema nervioso. Para saciarla, decidí darle una pequeña dosis de lo que voy a vivir el 17 de septiembre: pisar el terreno por el que competiré y tener así una primera toma de contacto. Como el movimiento se demuestra andando (en este caso conduciendo, que Matalascañas está muy lejos), cogí el coche y me planté en la playa por la que discurrirá la carrera a pie de la prueba. No fui solo. Un gran corredor y mejor amigo, mi compañero Ángel Gámiz, se ofreció a acompañarme.

Por cuestiones logísticas, empezamos la casa por el tejado. Esto es, salimos corriendo desde el lugar en el que estará situada la línea de meta. Ese escenario idílico con el que sueño desde hace ya un tiempo y al que espero llegar, aunque sea arrastrándome. Los dos primeros kilómetros que recorrimos (por tanto, los dos últimos del Desafío) fueron sobre asfalto, en paralelo al océano y bien resguardados del viento por las casas que hay en primera línea de playa.  Desde ellas, me cuentan, los vecinos jalean y rocían de agua a los participantes. Así que, estimados lugareños, preparen sus gargantas y sus mangueras para el día de marras. Se agradecerán ambas cosas.

Una vez se acaba al paseo marítimo, y siempre en dirección opuesta a la que llevaremos en la carrera, llega el momento de entrar en el Parque Nacional de Doñana y cambiar el terreno. Éste ha sido el motivo fundamental por el que decidí hacer este entrenamiento en el mismo escenario del Desafío: acostumbrar mis pies y la musculatura a la arena de la playa. Afortunadamente, en contra de lo que pensaba, es menos blanda de lo que creía. De manera que la pisada no cambia demasiado. Está claro que no es asfalto, y que el terreno tiende a pronar hacia el mar, pero no tanto. Es una arena muy compacta, bastante pisada y lisa gracias a las altas mareas del Atlántico. Un privilegio correr por un escenario como ése, sintiendo la brisa del mar y acompañados por las gaviotas.

Ángel y yo pensamos que con 14 kilómetros (siete de ida y otros siete de vuelta) sería suficiente. De manera que cuando ya veíamos en el horizonte Sanlúcar de Barrameda, tocó dar media vuelta para desandar el camino. Justo ahí, en el ecuador del recorrido, nos encontramos con un acompañante inesperado: una ballena varada. Era la primera vez que contemplaba algo así y, la verdad, es que tiene un olor bastante desagradable.

Las teorías acerca de cómo el animal muerto había llegado hasta allí hicieron que prácticamente perdiéramos la noción del tiempo y del ritmo al que íbamos. Nos habíamos planteado una media de seis minutos el kilómetro, que es la velocidad de crucero para el Desafío. Más alta de lo que suelo hacer en entrenamientos y maratones, pero apropiada para una prueba tan dura como ésta en la que lo importante no es llegar antes, sino simplemente llegar.

Los últimos dos kilómetros se me hicieron bastante duros. Justo cuando regresamos al paseo marítimo de Matalascañas. Mi plan de entrenamientos los dos últimos meses para la carrera a pie no ha contemplado ninguna tirada tan larga y se ha basado fundamentalmente en las series. Por lo que una distancia respetable como la que hicimos se me atragantó. Por suerte, tuve a Ángel alentándome en esta parte final. Además, siempre he dicho que del sufrimiento se sacan cosas buenas. Sé que en el Desafío lo pasaré mal, que tendré que sacar hasta el último gramo de energía. Y eso también se entrena.

Al final de este recorrido nos esperaba un botijo de agua bien fría. Una recompensa merecida para esta primera toma de contacto. La próxima vez que pise esas baldosas, será ya como finisher del Desafío Doñana.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

11 respuestas a Toma de contacto

  1. Sois unos fieras!!! Vaya pasada lo de la ballena, tiene que impresionar bastante!!

    En fin, sigue dando caña, socio!!

  2. Angel Gámiz dijo:

    Pues el día del Desafío, querido Rafa, la ballena te olerá a gloria. Qué ganas tengo de volver a oler ese gran mamífero putrefacto!!!!!

    • Ahora mismo firmaba yo oler una ballena putrefacta a siete kilómetros de la meta en el Desafío, jajaja! Pero bueno, esperemos que no haya ningún animal muerto, que si no leen esto los de Greenpeace y nos meten un puro… El caso es que lo de ayer nos vino genial, para ir tomando conciencia de lo que nos espera y, sobre todo, para motivarnos. No veas el subidón que tengo después de pisar esa arena. Ya estoy deseando volver!

  3. Paco Pérez dijo:

    Enhorabuena. Es bueno ese contacto. Y el año pasado no lo hice y me sorprendió. Ya has visto, es idílico en la tele, en las fotos, en la literatura. Corriendo es monótono, tienes que entretener la mente en cosas positivas, más tú, que vendrás de hacer la bici y la natación.

    Ojo con la arena. Aunque habrá seguro marea baja, depende de cuantos vayan delante tuya el día de la carrera, te la encontrarás pisada y, por tanto más blanda. Se que es dificil, pero procura engancharte a algién, ese parte pedestre se suele hacer en solitario y es mas complicada. Yo conseguí engacharme dos veces con María Pujol y fue un alivio.

    Sobre todo, mentalización. Y tú la tienes. Un abrazo, Rafita

    • Paco! Gracias por tus sabios consejos. La experiencia, como dicen, es un grado, y a ti te sobra. Este año por fin coincideremos en una carrera, LA CARRERA. Supongo que no te veré durante el recorrido, pero sí en la meta. Allí nos abrazaremos y celebraremos la consecución de nuestros objetivos. Te parece poca motivación? Encontrarte con la gente que aprecias y compartir vivencias. El Desafío es una prueba de vida, de sacrificio, de renuncia. Pero gente como tú y como yo hemos probado ya las mieles de cruzar una línea de meta. Por eso, sabemos que todo este esfuerzo merece la pena. Porque nos espera la línea de llegada, el lugar en el que nuestros sueños se hacen realidad. Te veo en Doñana!

  4. everythingstartswithadream.blogspot.com dijo:

    Hola compañero! bonito relato, este será mi tercer desafio, ánimo con la playa! La única vez que he visto una ballena varada fue cerca de la playa de Chipiona, asi que has tenido una gran suerte, aun recuerdo ese olor! jeje.
    Hace dos semanas hice lo mismo que tu pero saliendo desde sanlúcar es decir 7 km de ida y la correspondiente vuelta y por la otra parte la arena si que esta bastante blanda, sobre todo al principio. Bueno paciencia y al toro!
    http://everythingstartswithadream.blogspot.com/

    • Me motiva mucho leer que alguien va a hacer su tercer Desafío. Eso significa que los dos anteriores te han gustado tanto que quieres repetir. Y no una, ni dos… sino tres veces! Supongo que tendrás un montón de experiencias que compartir. Qué te parece si nos cuentas en este blog algunas? En el tuyo he leído lo intenso de tus entrenamientos, no nos queda otra… Estoy seguro de que todos estaremos encantados de leer algo de alguien con tanta experiencia. Nos veremos en Sanlúcar, máquina!

  5. javier dijo:

    Hola Rafa! Pues parece mentira pero si! mi tercer desafio!! y sabes que? el primero lo hice por relevos, me encargué de la natacion, lo gracioso es que nunca en mi vida habia nadado, llevaba 4 meses apuntado a un cursillo de natación y nadaba 2 dias en semana! me armé de valor y al toro, la experiencia fue fantástica. Recuerdo que tal como terminé la prueba, me dije a mi mismo, esto lo hago yo entero el año que viene! y dicho y hecho! al siguiente año me preparé un poco mas a conciencia con el único objetivo de llegar a meta, cruzar el arco de meta en compañia de los tuyos no tiene precio. Sufri mucho sobre todo en la playa, en el km 18 de carrera me reventó el estómago y no era capaz de comer ni beber, llegué bastante al límite. Pero bueno de todo se aprende y mi afán de superación no decae, asi que meses mas tarde hice mi primer Medio Ironman y a continuación un Ironman. Por fin, el último objetivo del año será volver a cruzar la linea de meta, asi que yo loes digo a todos que “SISEPUEDE”!!!
    Un abrazo.
    Javier

    • Eres todo un ejemplo. Ojala en el mundo la gente tuviera la misma actitud: luchar, pelear, buscar tus metas, salvar obstaculos… Vivimos en una sociedad demasiado inmovilista, hace falta gente como tu, que suenha y hace lo posible por convertir eso en realidad. Sisepuede!

  6. everythingstartswithadream.blogspot.com dijo:

    Gracias!! por cierto he intentado hacerme seguidor de tu blog pero no he podido! Por cierto que tal en Daegu? ingreible no? Con respecto al Desafio, has hecho el recorrido de la bici? bueno ya me vas contando y gracias por tu comentario! Por cierto Ángel Gámiz hace el Desafio?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s