Toma de contacto

A estas alturas de la preparación, a cuatro semanas justas del Andalucía Desafío Doñana, te puedes imaginar la ansiedad que recorre mi sistema nervioso. Para saciarla, decidí darle una pequeña dosis de lo que voy a vivir el 17 de septiembre: pisar el terreno por el que competiré y tener así una primera toma de contacto. Como el movimiento se demuestra andando (en este caso conduciendo, que Matalascañas está muy lejos), cogí el coche y me planté en la playa por la que discurrirá la carrera a pie de la prueba. No fui solo. Un gran corredor y mejor amigo, mi compañero Ángel Gámiz, se ofreció a acompañarme.

Por cuestiones logísticas, empezamos la casa por el tejado. Esto es, salimos corriendo desde el lugar en el que estará situada la línea de meta. Ese escenario idílico con el que sueño desde hace ya un tiempo y al que espero llegar, aunque sea arrastrándome. Los dos primeros kilómetros que recorrimos (por tanto, los dos últimos del Desafío) fueron sobre asfalto, en paralelo al océano y bien resguardados del viento por las casas que hay en primera línea de playa.  Desde ellas, me cuentan, los vecinos jalean y rocían de agua a los participantes. Así que, estimados lugareños, preparen sus gargantas y sus mangueras para el día de marras. Se agradecerán ambas cosas.

Una vez se acaba al paseo marítimo, y siempre en dirección opuesta a la que llevaremos en la carrera, llega el momento de entrar en el Parque Nacional de Doñana y cambiar el terreno. Éste ha sido el motivo fundamental por el que decidí hacer este entrenamiento en el mismo escenario del Desafío: acostumbrar mis pies y la musculatura a la arena de la playa. Afortunadamente, en contra de lo que pensaba, es menos blanda de lo que creía. De manera que la pisada no cambia demasiado. Está claro que no es asfalto, y que el terreno tiende a pronar hacia el mar, pero no tanto. Es una arena muy compacta, bastante pisada y lisa gracias a las altas mareas del Atlántico. Un privilegio correr por un escenario como ése, sintiendo la brisa del mar y acompañados por las gaviotas.

Ángel y yo pensamos que con 14 kilómetros (siete de ida y otros siete de vuelta) sería suficiente. De manera que cuando ya veíamos en el horizonte Sanlúcar de Barrameda, tocó dar media vuelta para desandar el camino. Justo ahí, en el ecuador del recorrido, nos encontramos con un acompañante inesperado: una ballena varada. Era la primera vez que contemplaba algo así y, la verdad, es que tiene un olor bastante desagradable.

Las teorías acerca de cómo el animal muerto había llegado hasta allí hicieron que prácticamente perdiéramos la noción del tiempo y del ritmo al que íbamos. Nos habíamos planteado una media de seis minutos el kilómetro, que es la velocidad de crucero para el Desafío. Más alta de lo que suelo hacer en entrenamientos y maratones, pero apropiada para una prueba tan dura como ésta en la que lo importante no es llegar antes, sino simplemente llegar.

Los últimos dos kilómetros se me hicieron bastante duros. Justo cuando regresamos al paseo marítimo de Matalascañas. Mi plan de entrenamientos los dos últimos meses para la carrera a pie no ha contemplado ninguna tirada tan larga y se ha basado fundamentalmente en las series. Por lo que una distancia respetable como la que hicimos se me atragantó. Por suerte, tuve a Ángel alentándome en esta parte final. Además, siempre he dicho que del sufrimiento se sacan cosas buenas. Sé que en el Desafío lo pasaré mal, que tendré que sacar hasta el último gramo de energía. Y eso también se entrena.

Al final de este recorrido nos esperaba un botijo de agua bien fría. Una recompensa merecida para esta primera toma de contacto. La próxima vez que pise esas baldosas, será ya como finisher del Desafío Doñana.

Anuncios
Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , | 11 comentarios

Ya lucen sus regalos

Hugo Santander y Juan Manuel Sánchez han sido los dos primeros afortunados de los concursos que os planteé en días pasados. Ambos ya están disfrutando de los detalles con los que he querido premiar su fidelidad. Como ya os he dicho en otras ocasiones, no son premios suculentos en lo material, pero sí tienen implícita una alta carga de afecto y gratitud. Por seguirme, por animarme, por darme aliento en esta preparación para el Andalucía Desafío Doñana. Así que, una vez más, muchas gracias!

 

 

 

 

 

 

 

A todos los demás os digo que sigáis así, no sabéis lo importantes que estáis siendo en este duro verano. También tendréis vuestra propia recompensa, seguro que habrá regalos para todos. En próximos días, llegarán nuevos concursos y tendremos nuevos ganadores.

Un abrazo fuerte!

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Solo queda un mes

Cómo pasa el tiempo! Ya estamos a solo un mes del Andalucía Desafío Doñana. Justo 31 días para el gran reto. Queda aún bastante trabajo por hacer, consolidar el trabajo realizado hasta ahora y rematar la faena el Día D. Pero el objetivo ya se ve en el horizonte.

A estas horas (son las 11:30) del 17 de septiembre, llevaré ya unos 85 kilómetros montado en la bici, y me faltarán aproximadamente otros 85. Estaré justo en el ecuador del recorrido ciclista si todo va bien. Todavía me quedará mucho tiempo por delante, pero ya habré soltado las piernas y los nervios habrán quedado atrás. Ayer cuando me fui a dormir pensé en cómo estaría dentro de un mes, cómo dormiría la noche antes de la prueba, si me costaría conciliar el sueño, con qué soñaría…

Mi particular cuenta atrás de un mes comienza esta tarde con las habituales series de los miércoles. Toca sufrir otra vez, exigirme al máximo, demostrar que los entrenamientos están dando sus frutos. Como lo hice la semana pasada. Aquí te dejo un ejemplo de lo que hacemos cada semana en el parque. Una muestra de que solo a base de sacrificio se consiguen los objetivos. Un entrenamiento a las órdenes de Merchán, y que compartí con Joaquín y Leo, además del resto de chicos y chicas que suelen ir. Ah! Y muchas gracias a David, que hizo de improvisado cámara con muy buenos resultados.

Espero que cuando termines de ver este vídeo, te motives para entrenar y buscar tus objetivos. Todos los tenemos en la vida. Solo hay que moverse para alcanzarlos.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , | Deja un comentario